martes, 2 de octubre de 2012

1

Los calzoncillos de Gil Robles


José María Gil Robles | Foto: Google

Hace ya demasiado tiempo desde la última vez que narré alguna ocasión en la que el fino ingenio, la rapidez mental y la lengua viva, dejan de manifiesto el viejo dicho: “el que se lleva malas contestaciones es porque quiere”. Y como ya va siendo hora, allá vamos a rendir honor al ingenio.


José María Gil Robles y Quiñones fue un político español, protagonista durante la Segunda República liderando la derecha. Y dando un discurso en el Congreso, allá por 1934, uno de los políticos no afines a sus ideales le gritó: “¡Su Señoría es de los que todavía llevan calzoncillos de seda!”. He de admitir ante ustedes que no acabo de encontrar el motivo de reprobación ante esa costumbre sobre la moda íntima. Pero quizás en aquellos tiempos los calzoncillos de seda indicaran que estaba “demasiado alejado del pueblo” o algo similar. Esto es pura especulación, ustedes disculparán.

En cualquier caso, y supongo que una vez que las aguas en el lugar volvieron a su cauce pasadas las risas y voces, el Señor Gil Robles contestó con tranquilidad: “No sabía que la esposa de Su Señoría fuera tan indiscreta”. Puya fina donde las haya. Como decía, el que se lleva malas contestaciones…

1 comentario :

Blogstour